viernes, 1 de marzo de 2013

El halconazo en la Universidad Veracruzana


El anuncio, por parte del rector  de la Universidad Veracruzana (UV), de la eventual realización de un estudio de opinión para mantener o desaparecer el equipo de basquetbol profesional parece reunir todas las características de una simulación. Con la intención de cerrar su larga y desafortunada estancia en la rectoría, Raúl Arias, se propone echar mano de las encuestas para defender su proyecto de universidad, que no parece ser otro que el de las universidades privadas yanquis, que apuestan a la publicidad proporcionada por sus logros deportivos para mantener una imagen de ganadores.
Sobra decir que el mantener un equipo profesional de basquetbol, que entre 2008 y 2011 ha consumido 268 millones 570 mil 976 pesos, no tiene la intención de ampliar la demanda de sus servicios educativos sino simplemente, al decir del rector, de promover el deporte. No puede decir otra cosa pues el crecimiento de la capacidad de la UV para absorber la demanda educativa ha sido nula, si se toma en cuenta que cada vez más jóvenes se quedan fuera de la universidad. 
Pero eso no parece importarle a Raúl Arias que, aferrado a su visión personal de lo que debe ser la universidad, no tiene empacho en declarar que no hay dinero, por ejemplo, para el mantenimiento de la USBI o del Hospital Universitario. Restricciones presupuestales les llama, con el cinismo típico de la burocracia universitaria. 
Pero volviendo al tema de la simulación del anunciado estudio de opinión, el coordinador general del Centro de Estudios de Opinión y Análisis de la UV, Claudio Rafael Castro López, dio los detalles de la farsa. Para empezar no será uno sino dos estudios de opinión: uno que será sólo para la población de Xalapa y otro para la comunidad universitaria de todos los campus de la UV. Y claro, en fechas diferentes: el de Xalapa -dirigido a la población en general- del 25 de febrero al primero de marzo, o sea ya, con lo que se limita la posibilidad de abrir espacios de discusión y análisis; y el estatal –para toda la comunidad universitaria- entre el 11 y el 22 de marzo. 
Eso sí, el método de selección será estrictamente aleatoria, faltaba más. Pero con todas las mañas que les conocemos a los encuestólogos cuesta trabajo creer que así sea. Máxime que en la consulta estatal participarán tanto maestros, como funcionarios y personal administrativo. Y para colmo, falta ver las preguntas que comprenderán el ‘ejercicio eminentemente estadístico’ que, por lo que se ve, estarán orientadas a medir la percepción del éxito del equipo y no las consecuencias negativas del enorme costo del mismo en la misión esencial de la universidad.
Los resultados de la simulación serán dados a conocer a principios de abril, o sea una o dos semanas después de recabar la información, a pesar de que se utilizarán metodologías de vanguardia. Todo con la intención de responder a las demandas de los estudiantes de Humanidades, que el año pasado lograron que el rector se comprometiera a realizar la consulta. La simulación tiene entonces dos objetivos: demostrar la ‘sensibilidad política’ del rector para con las demandas de la comunidad universitaria, y además reafirmar su compromiso con la ‘democracia’. No cabe duda de que todo el proceso será una simulación, una manipulación descarada para obtener el resultado deseado a costa de la misión fundamental de la UV. Un halconazo virtual pero efectivo para imponer la voluntad de la burocracia universitaria y burlar las demandas de la comunidad estudiantil.
 
Fuente: Rafael Garza Talavera   para La Digna Voz