miércoles, 8 de mayo de 2013

“Es mi hija”… La Administración me la ha robado.




 Francisco es padre de una niña adoptada con 6 meses de vida y tras tres años como padre la administración d ecidió quitarle a su hija sin la oportunidad de un beso de despedida. La razón esgrimida por la administración fue la situación familiar tras el divorcio de Francisco de su mujer.

La pregunta que surge es ¿No entran en conflicto los intereses por la protección de la menor frente a su felicidad y la de la de los padres como unidad? ¿No es peor separar a una niña que no conoce otra realidad que la de su familia de su padre y madre? ¿En qué están pensando los servicios sociales cuando toman semejante decisión?…

fuente: El Vortice