domingo, 28 de abril de 2013

Construcción de Aeródromo Militar de EEUU. en el Perú



Desde el 2010 el ingreso de tropas norteamericanas se dan por lo menos dos veces por año en nuestro país, previo permiso del Congreso de la Republica y el silencio de los medios de comunicación. Con el argumento de cooperación militar, realizan ejercicios y capacitación al personal de las Fuerzas Armadas peruanas, y de paso realizan visitas a diversas zonas del país, todas ellas ricas en recursos naturales. Coincidentemente esto se da de la mano con la visita de personajes, en distintos momentos y gobiernos, como Hillary Clinton Secretaria de Estado, León Panetta Secretario de Defensa o el Jefe del Comando Sur, John Kelly.

Entonces Ollanta Humala decide, ante el fracaso de la política contra el llamado “narcoterrorismo”, aumentar las tropas de la región VRAEM. De 150 efectivos, pasar a 750. De las 5 bases contra subversivas se pasara a 13. Y que se compraran al menos 20 helicópteros hechos en los años 80.

Con esta militarización en aumento, se intenta entre otros objetivos cuidar el ducto de Camisea. Aunque en mi opinión lo convierte en un blanco militar de las huestes de José innecesariamente.

Lamentablemente la militarización del VRAEM ha traído nuevamente las viejas costumbres: desplazamiento de comunidades para bombardear su territorio con el pretexto de que por ahí caminan los alzados, utilización de colegios como bases militares, secuestro de pobladores para que sirvan de guías, muerte de civiles inocentes como la niña Zoraida y jugadas mediáticas como llevarse niños y hacerlos pasar como “pioneritos”.


Y entonces siguiendo la misma línea de la militarización para el
VRAEM, se propone construir en la comunidad de colonos de Otari en Pichari un aeródromo militar con cooperación económica del gobierno de los EEUU. Para lo cual piensan tomar al menos 500 hectáreas de dicha comunidad y desplazar a más de 100 familias.

Y como para que quede clara la injerencia norteamericana, será una empresa contratista de ese país la que realice dicho aeródromo militar. Pero es más preocupante que a esto se añada la presencia de soldados norteamericanos los que además de tener el comportamiento de un ejército de ocupación, son cubiertos por su gobierno y no pagan culpas por ningún delito en ningún país.

Para complicar más la situación de la zona, nos anuncia la jefa de DEVIDA, Carmen Masías, que este año se pretenden erradicar al menos 1,300 hectáreas de plantaciones de hoja de coca en el VRAEM.

Erradicación que es una política abusiva contra el pequeño agricultor, al que ademas de quitarle su sustento de vida, le terminan hasta quemando sus viviendas.Y que es un fracaso: el año pasado erradicaron 12 mil hectáreas y al mismo tiempo se cultivaron 13 mil. Se erradico al pequeño productor que quiere empadronarse y cultivaron por miles los verdaderos narcotraficantes de cuello y corbata, que se están instalando en la amazonia peruana, convirtiendo al agricultor erradicado en su futro peon. Y convirtiendo al Perú en el principal productor de cocaína, superando a Colombia.

Pero como el gobierno piensa que los pueblos del VRAEM son iletrados políticos les quieren vender que esta construcción del aeródromo es de carácter civil y para sacar los productos agrícolas de las zonas, como si fuera muy económico pagar el flete de transporte aéreo para los p de la zona.

El fin de semana que paso, junto a otros expositores, alcaldes y regidores de distintos distritos de la zona y representantes de organizaciones sociales, se realizó un Fórum para analizar las consecuencias que aquí intento resumir. Fórum que fue un éxito a pesar de boicot que nos hicieron los militares, jefes políticos del VRAEM y el alcalde de Pichari.

Ya para nadie es un secreto que para el VRAEM el gobierno de Humala tiene como única salida la guerra que incluye la erradicación compulsiva. Su mentalidad de cuartel le impide ver lo complejo de la situación.

Y que los gringos, en vez de ayudar luchando contra su adicta sociedad que es el principal mercado de cocaína mundial, so pretexto de luchar contra el narcotráfico, va metiendo una base militar más para estar a disposición si el corral que nos cree sufre alguna rebelión que impida
su negocio de saqueo de recursos naturales.

Sin embargo confió en el trabajo que la población del VRAEM asume luego del Forum. Sin disparar un tiro nos hemos propuesto sensibilizar al Perú entero que necesitamos soberanía en la lucha contra el narcotráfico y que no permitiremos la instalación de una base militar con aeródromo incluido.

Y que si los gringos quieren jugar a la guerra contra las drogas, que comiencen por capturar a los narcos de su país que son los que se llevan el 90% de la torta.

Hasta la Victoria Siempre
Por: Guillermo Bermejo Rojas


Fuente: Colectivo Dignidad