lunes, 1 de julio de 2013

Las Patologías de la Modernidad


Los investigadores encontraron un fuerte aumento de muertes por demencia y otras enfermedades neurológicas antes de los 74 años de edad, y creen que las cifras no se pueden explicar por el hecho de que vivimos más tiempo.

En cambio, la “epidemia” se debe a cambios ambientales y sociales del mundo moderno, afirman los autores.

De los 10 mayores países occidentales los EE.UU. tuvo el mayor aumento de muertes neurológicas entre 1979 y 2010.

El Reino Unido tuvo el cuarto mayor aumento, de acuerdo con estadísticas de la Organización Mundial de la Salud, con un 32% para los hombres y 48% para las mujeres – lo que representan un aumento de 4.500 muertes de 6500.

Dentro de las cifras hay una alarmante “epidemia oculta” de muertes en adultos menores de 74 años, especialmente en el Reino Unido, según el estudio publicado en el Public Health Journal.
Las muertes neurológicas totales, tanto en hombres como mujeres aumentaron significativamente en 16 de los países incluidos en la investigación, lo que está en agudo contraste con otras reducciones de muerte por otras causas.

Las muertes neurológicas de las mujeres aumentaron más rápidamente en la mayoría de los países.

El profesor Colin Pritchard, de la Universidad de Bournemouth, dijo:
“Estas estadísticas son de personas y familias reales, y tenemos que reconocer que hay una “epidemia” que está claramente influenciada por los cambios ambientales y sociales.”
Que las personas sufren más enfermedades cerebrales, y desde las edades más jóvenes, se ilustra en la creación de dos nuevas obras de caridad – La Sociedad del Joven con Parkinson y Demencia del Reino Unido – algo que habría sido inconcebible hace 30 años, dijo.

“Hay que tener en cuenta los cambios ocurridos en los últimos 30 años – la explosión de los dispositivos electrónicos, el elevado fondo de la radiación no ionizante – PCs, microondas, televisores, teléfonos móviles, el transporte por carretera y aéreo que ha aumentado hasta cuatro veces de fondo de la contaminación petro-química, los aditivos químicos en la alimentación, etcétera “, dijo el profesor Pritchard.

“No hay un factor sino más bien la probable interacción entre todos estos factores desencadenantes ambientales, lo que refleja los cambios en otras condiciones.”

Fuente: Disiciencia